COMPLEMENTO DE PRODUCTIVIDAD.

Add to Flipboard Magazine.

Debemos acudir a la Ley 30/1984, de 2 de agosto, de Medidas para la Reforma de la Función Pública, para conocer cuál es la naturaleza jurídica del complemento de productividad: en esta norma aparece como una de las retribuciones de carácter complementario de los funcionarios.

El artículo 23.3.1 de esta Ley dice:

Artículo 23 Conceptos retributivos

  1. Son retribuciones complementarias:
  2. c) El complemento de productividad destinado a retribuir el especial rendimiento, la actividad extraordinaria y el interés o iniciativa con que el funcionario desempeñe su trabajo.

Su cuantía global no podrá exceder de un porcentaje sobre los costes totales de personal de cada programa y de cada órgano que se determinará en la Ley de Presupuestos. El responsable de la gestión de cada programa de gasto, dentro de las correspondientes dotaciones presupuestarias determinará, de acuerdo con la normativa establecida en la Ley de Presupuestos, la cuantía individual que corresponda, en su caso, a cada funcionario.

En todo caso, las cantidades que perciba cada funcionario por este concepto serán de conocimiento público de los demás funcionarios del Departamento u Organismo interesado así como de los representantes sindicales.

A ello debemos añadir lo establecido por la Ley 21/1993, de 29 de diciembre, de Presupuestos Generales del Estado para el año 1994, artículo 25.1º.E) y concordantes:

Artículo 25 Retribuciones de los funcionarios del Estado incluidos en el ámbito de aplicación de la Ley 30/1984, de 2 de agosto, de Medidas para la Reforma de la Función Pública

  1. E) El complemento de productividad, que retribuirá el especial rendimiento, la actividad y dedicación extraordinaria, el interés o iniciativa con que se desempeñen los puestos de trabajo, y su contribución a la consecución de los resultados u objetivos asignados al correspondiente programa.

          Cada Departamento ministerial determinará los criterios de distribución y de fijación de las cuantías individuales del complemento de productividad, de acuerdo con las siguientes                         normas:

          Primera. La valoración de la productividad deberá realizarse en función de circunstancias relacionadas directamente con el desempeño del puesto de trabajo y la consecución de los                      resultados u objetivos asignados al mismo en el correspondiente programa.

          Segunda. En ningún caso las cuantías asignadas porcomplemento de productividad durante un período de tiempo originarán ningún tipo de derecho individual respecto de las                               valoraciones o apreciaciones correspondientes a períodos sucesivos.

          Los Departamentos ministeriales darán cuenta de las mencionadas cuantías individuales de productividad a los Ministerios de Economía y Hacienda y para las Administraciones                          Públicas, especificando los criterios de distribución aplicados.

          De acuerdo con lo previsto en el artículo 22.uno.b) de esta Ley, el Ministerio de Economía y Hacienda podrá modificar la cuantía de los créditos globales destinados a atender                                  el complemento de productividad para adecuarla al número de efectivos asignados a cada programa y al grado de consecución de los objetivos fijados al mismo.

Partiendo de estas disposiciones debemos conocer la reciente Sentencia del Tribunal Superior de Justicia (STSJ, en adelante) de Madrid, pues manifiesta que el complemento de productividad está configurado en nuestro ordenamiento jurídico como una remuneración al especial rendimiento, dedicación y actividad extraordinarias que exceden de la contemplada en el complemento específico, así como al interés o iniciativa en el desempeño de los puestos de trabajo.

Así pues, la referida sentencia delimita este concepto retributivo de forma tajante: el complemento de productividad nunca puede ser contemplado como una retribución inherente al puesto de trabajo, pues su carácter es personalista y subjetivo.

productividad

Debe quedar claro que, utilizando este complemento, la Administración tiene la facultad de adjudicar, discrecionalmente, o no, de forma individualizada el mismo complemento de productividad a determinados funcionarios, en determinados períodos o circunstancias.

Por esta razón es totalmente válido que funcionarios que realizan sus funciones en puestos de trabajo de contenido idéntico puedan diferenciarse en cuanto al complemento de productividad; esto es, pueden tenerlo o no reconocido, y puede variar su importe.

Y ello es consecuencia de la posibilidad de valorar tanto el acierto, como la dedicación y la entrega con la que el funcionario ejerce su puesto de trabajo. De ahí que la STSJ de Madrid se pronuncie de esta forma:

“(…) la simple existencia de unos funcionarios que perciben el complemento retributivo en cuestión no es razón bastante para que los restantes funcionarios que desempeñan puestos de trabajo similares, o aún idénticos, tengan derecho a su percepción.”

Y, prosigue en su dictado la Sala de lo Contencioso Administrativo del TSJ de Madrid con la caracterización legal del complemento de productividad: este complemento, en razón de su naturaleza, no puede tener la consideración de complemento periódico o fijo. De ahí que el hecho su percepción de forma prolongada en el  tiempo, no genere en el funcionario un derecho de futuro a continuar recibiéndolo.

Matiza la Sentencia que, en la actualidad, es frecuente en no pocas administraciones una profunda adulteración de la naturaleza del complemento de productividad y de sus principales características. Es frecuente encontrar en algunas regulaciones sectoriales complementos de productividad establecidos como retribuciones periódicas, de devengo mensual y con fundamento en el mero hecho de pertenecer a un concreto grupo de funcionarios.

Es decir, estas regulaciones no contemplan en ningún caso el modo en el que el funcionario en cuestión desempeña sus funciones. Es decir, se ha convertido el complemento de productividad en una retribución periódica, fija y objetiva que nada tiene que ver con el fin para el que fue creado.

La lectura de la Sentencia de 21 de enero de 2015, del TSJ de la Comunidad de Madrid, en cuanto a la aplicación del complemento de productividad puede resultar interesante por su argumentación frente al  principio de igualdad; puede resultaros útil el buscador de la página web del Poder Judicial: http://www.poderjudicial.es/search/indexAN.jsp

Compartir

Compartir en FacebookFACEBOOK Compartir por whatsappWHATSAPP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *